El bolsillo pudo más

El bolsillo pudo más que el miedo al virus

La reapertura de los bancos luego de varios días sin servicio y la confusión en torno al cronograma de pagos provocó una situación caótica. Sábado y domingo las entidades volverán a abrir sus puertas para descomprimir.
Las colas en muchas entidades fueron de entre 5 y 10 cuadras. 
Las colas en muchas entidades fueron de entre 5 y 10 cuadras.  


Imagen: Bernardino Avila

En la primera jornada de apertura de los bancos, tras dos semanas de cuarentena, las sucursales se vieron desbordadas por jubilados y beneficiarios de programas sociales. La postal desde las primeras horas de la madrugada fue largas colas en las que jubilados y jubiladas, el grupo de mayor riesgo contra la pandemia, aguardaban por el cobro de sus haberes. Incluso hubo filas desde el jueves a la noche, mientras el gobierno definía hasta última hora el cronograma de pagos.

La falta de información y comunicación del cronograma oficial de pagos por DNI y la ventana abierta que significó que pudieran ir sin turno ni distinción quienes no habían podido aún recibir el haber de marzo generó un caos. El presidente Alberto Fernández ordenó que este sábado y domingo los bancos abran para atender sólo a jubilados que no habían podido hacerlo por la cuarentena. Según el nuevo cronograma, este sábado atenderán a jubilados con documento terminado en 0 y 1 de 9 a 16 horas. El domingo a los que terminen en 2 y 3, el lunes 4 y 5 y el martes los que terminen en 6, 7, 8 y 9.

“La situación se desbordó. Fue muy difícil, no se puede estar bien cuando ocurren estos hechos”, resumió el presidente del Banco Central​, Miguel Angel Pesce. El funcionario aseguró que no esperaban ese nivel de gente en los bancos y junto al titular de la Anses, Alejandro Vanoli, presentaron al Presidente un nuevo esquema de pagos. Se atenderá a los jubilados el fin de semana en dos tramos según terminación de documento. “No quiero entrar en quién tiene la culpa, es una situación compleja, en la que hay que elegir cuál es el menor de todos los males. No se verían largas colas si los jubilados pudieran entrar a los bancos”, opinó Vanoli.

El pases de factura estuvo a la orden del día. Hasta la tarde del jueves se estaba terminando de definir el cronograma de pagos, el cual había sido anticipado en una entrevista por el titular de La Bancaria, Segio Palazzo. Muchos se quedaron con la idea de la apertura de los bancos y fueron sin conocer a quiénes le tocaba. El cronograma comenzaba este viernes y hasta el martes inclusive con el pago a Asignación Universal por Hijo y por Embarazo, además del Seguro de Desempleo. Pero también dejaba abierta la posibilidad de que aquellos jubilados que no cobraron en marzo pudieran hacerlo desde este viernes.

La cuarentena comenzó el viernes 20 de marzo. Sólo ese día vencía el plazo para los jubilados y pensionados con DNI terminados en 9 y AUH y por Embarazo finalizados en 8 y 9. Se suman los jubilados y pensionados que cobraban por encima de la mínima, los días 25 y 27 de marzo. Era un número importante que podría preverse que iba a arribar el primer día a los bancos, teniendo en cuenta que la semana que viene es corta (en teoría) porque jueves y viernes es Semana Santa.

El resultado fueron colas de entre cinco y diez cuadras para ingresar a algunos bancos, en la mayoría de los casos sin respetar la distancia entre personas. Vigilias desde la madrugada. Enojos por personas que se empujaba por el lugar. Una situación no deseada en el marco de la cuarentena del coronavirus. Desde el Gobierno apuntan a la falta de preparación de los bancos y de algunos municipios. Los bancos más afectados fueron el Piano y el Supervielle. En el sector apuntan a que la falta de envío de tarjetas en esas entidades empeoró la situación. En el Municipio de Morón, se estableció un cordón con personal municipal y policía que cortaron las calles del centro para evitar aglomeraciones.

“Venimos insistiendo hace rato. El 70 por ciento de las personas que fueron a cobrar hoy tienen una tarjeta de de débito. Venimos insistiendo con que hay 35.000 bocas de las cuales se puede retirar dinero sin ser sucursales bancarias, pero no hemos tenido éxito y la gente decidió ir a la sucursal bancaria”, sostuvo Pesce, quien reconoció que Alberto lo llamó muy temprano por el tema. En este sentido se apunta también a los bancos que no repartieron nuevas tarjetas de débito o, como el caso del Nación, invita a retirarlas en sucursal.

La discusión ahora es si se determina a la actividad bancaria como un servicio esencial para evitar este tipo de efectos “Puerta 12”. Palazzo advirtió que el desborde ante la apertura de los bancos en esta jornada podría “multiplicarse muy feo” cuando sean las fechas de cobro del Ingreso Familiar Solidario (IFS), y pidió “prudencia” para organizar los pagos de ese beneficio. Los que cobran hasta el martes el ingreso familiar son los que están inscriptos en la AUH y AUE. Deberá pagarse esa ayuda de 10.000 pesos a, según estimaciones oficiales, 3,6 millones de hogares. La estrategia para evitar otra interrupción como la de este viernes a la cuarentena es armar un cronograma más amplio y comunicarlo mejor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: